Preguntas y respuestas

En el marco de las fases de la denominada “desescalada”, y teniendo en cuenta las medidas y pautas generales de prevención establecidas por el Gobierno español en el “Plan para la transición hacia una nueva normalidad”, así el documento publicado por la Conferencia Episcopal sobre “Medidas de prevención para la celebración del culto público en los templos católicos” y tomando también en cuenta el acuerdo suscrito por los obispos de Bilbao, San Sebastián y Vitoria con el Gobierno Vasco, el 6 de mayo de 2020, “Para la aplicación de medidas preventivas tendentes a evitar el contagio del COVID 19 en templos católicos”, ofrecemos este VADEMECUM DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS con el objetivo de resolver posibles dudas concretas en lo relativo a la reapertura de los templos. Posteriormente, en otro documento similar, se abordará la cuestión de la reapertura de despachos y otras dependencias parroquiales. Podéis ayudarnos a mejorar esta comunicación dirigiendo cualquier otra cuestión que merece clarificación a komunika@bizkeliza.org y así mantendremos el documento actualizado en la web.

1.- Acondicionar los espacios

Sí hay que hacer limpieza. La desinfección solo es necesaria si en las dos últimas semanas ha podido haber personas contagiadas en el recinto.

Sí. Pero dejando tiempo suficiente para la limpieza y desinfección preceptiva entre celebraciones.

Si, limpiar bancos y suelo en lugares ocupados después de cada celebración.

 

  • Los suelos modernos de baldosas o mármoles pueden limpiarse con agua y jabón e incluso agua y lejía, sin superar el 0’5 %, tal y como recomiendan las autoridades
  • Para los pavimentos antiguos y/o de madera, utilizar jabón neutro (no lejía, ni fregasuelos convencionales). El jabón es un buen agente desinfectante para el Covid-19. Lo ideal es proceder a la limpieza, dejarlo actuar un minuto y retirar la solución jabonosa con agua. Evitar siempre que se formen
  • Para superficies de metal o cristales modernos, pulverizar con jabón neutro mezclado con agua, dejando actuar un minuto y retirando luego los residuos con tela o papel humedecido en
  • Para muebles, bancos y puertas de madera que no sean bienes culturales, utilizar agua y jabón neutro (evitar el alcohol y la lejía).
  • Los objetos litúrgicos modernos pueden limpiarse con etanol al 70% o agua y jabón, secándolos bien con un paño.
  • Para la desinfección, utilizar siempre productos homologados, tomando en consideración el valor artístico y cultural del patrimonio. En bienes culturales como tallas, cuadros, retablos, mesas de retablos, orfebrería de más de 100 años, lo mejor es no tocarlos y, en todo caso, no utilizar nunca ni lejía, ni sosas, ni amoniaco, ni alcohol, ni detergentes

2.- Acomodar a las personas

Sí. Desde el 11 hasta el 25 de mayo (fase 1), se permite un máximo de un 1/3 del aforo. Desde el 25 de mayo, la referencia es la mitad del aforo. Así será, hasta que haya nueva normativa.

Sí. Para que en todo momento las personas sepan dónde pueden estar y dónde no

NO, si son de madera. Es mejor utilizar cinta de carrocero.

3.- Medidas de prevención durante las celebraciones

Sí. En la entrada del templo, para que la gente pueda hacerlo al entrar y al salir

No es obligatorio.

Es altamente recomendable su uso para todas las personas que participen en la celebración, con la excepción de quienes deben leer o dirigir la palabra.

Se recomienda un solo cantor, algunas voces individuales y un solo instrumento.

Se recomienda la comunión en silencio

No. El sacerdote tampoco va a decir “El cuerpo de Cristo” sino que va a dar la comunión en silencio.

Sí. Antes y después de distribuir la comunión.

No es recomendable, pero si alguien llega en la fila con guantes, no pedirle que se los quite.

Mientras dure la situación de pandemia se recomienda vivamente comulgar en la mano.

Es importante utilizar formas grandes porque ayudan a evitar el contacto físico en la recepción de la eucaristía

Se recomienda colocarlo a la salida para recoger posibles donativos. Si se mantuviera el momento tradicional de la colecta, esta debería realizarse extremando el cuidado y evitando en todo caso que el cesto pase de mano en mano.

Las personas que recojan el dinero del cestillo, deben usar mascarilla y guantes tanto al recogerlo, como al contarlo.

4.- Sobre funerales y exequias

Si, respetando siempre la normativa de aforo en cada fase y el resto de condiciones aplicables al culto público.

Si. Tal y como refleja la orden 3 de mayo (SND/386/2020) en su art. 5, con aplicación para la Fase 1, y además de recordar lo relativo a distancias y medidas higiénicas de carácter general, dice: “se autorizan los velatorios en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, con un límite máximo de quince personas en espacios al aire libre y diez personas en espacios cerrados; la participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de quince personas, entre familiares y allegados, además de, en su caso, del ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto”. En la fase 2, el número de personas asistentes será menos limitado o restringido, pero deberán seguir cumpliéndose las mismas normas de seguridad e higiene recomendadas.

El féretro solo puede ser tocado por los técnicos de la funeraria. Los familiares y demás asistentes deben abstenerse de hacerlo.

7 de mayo de 2020